image

Los beneficios de incluir Yoga en la vida cotidiana son demasiados así que decidí compartirles la lista de las cuatro razones que siguen motivándome después de tantos años de práctica. Están listadas en orden de importancia.

  1. Es un camino de auto-conocimiento y crecimiento de conciencia.
    Aunque muchos iniciemos la práctica de yoga porque las posturas se ven increíbles, porque el médico nos los recomendó, porque queremos mejorar nuestro estado de salud o para sentirnos mejor con nosotros mismos, la verdad es que una práctica bien guiada y consciente nos conecta con nuestro SER, con la verdad de nuestro corazón, nos llega a confrontar y ayuda a vencer nuestros miedos, nos da claridad y guía… y como dice mi buen maestro el “Ponchilingas” a mayor consciencia, mayor calidad de vida. Tener calidad de vida es un deseo de todos y el crecimiento de consciencia es un anhelo de tu alma. Y bueno …. esa es la razón principal por la que sigo acudiendo a mi tapete.
  2. Compartir con personas afines.  Esta segunda razón  está casi empatada en orden de importancia con la primera……A través de los años he compartido con muchísima gente gracias a mi vocación. Y puedo decir sin duda, que mis mejores amigos, y las personas más entrañables en mi vida, las he conocido a través de la práctica de yoga de alguna forma: en clases, cursos , viajes…. Adoro la energía que se crea después de dar un taller y todos estamos abiertos, vulnerables, sin miedos y con ganas de compartir lo que realmente mueve nuestro mundo. He estado presente en los momentos más tiernos y sensibles de muchos alumnos. He compartido risas, tamborazos y bailes de luna llena con alumnos llenos de energía y alegría… Esas personas son mi círculo cercano, y son la razón por la que elijo practicar y compartir  yoga. Almas afines, y compañeros de camino seguiremos encontrándonos en clase.
  3. La práctica de yoga es tu mejor aliado para manifestar tus propósitos y anhelos. Te prometo que si te comprometes en llegar a tu clase de forma regular te será mucho más fácil cumplir con otros compromisos que has fijado para ti. Una cosa te lleva a la otra, cuando podemos ver de forma tangible los beneficios de nuestra disciplina tendemos a comprometernos más. A mayor compromiso (tanto en tu práctica como en todos los aspectos de tu vida) mayor sentido de realización personal. Y creo que este punto es tan importante, porque muchos (como yo cuando era más joven) pensaba que el compromiso me quitaba libertad, hoy después de muchos años de práctica, mi experiencia me dice que no hay nada que me haga más libre que asumir mis compromisos.
  4.  La práctica de yoga nos permite gozar de una mejor salud, nos da mayor energía para llevar a cabo nuestras actividades, nos ayuda a dormir profundamente y despertar renovados, previene enfermedades, ayuda a manejar el estrés, y nos mantiene motivados. Es muy clara para mí la sensación de bienestar que produce en mí la práctica. Soy fan desde muy chica del gym pero debo admitir que practicar yoga me lleva a otros lugares muy diferentes, me siento parte de un Todo, acogida, completa, conectada, abierta, me llena a nivel emocional y eso para mí se traduce en buena salud. Que si ayuda a adelgazar, que si hace cuerpos estéticos y armónicos… probablemente, pero definitivamente no es algo que busque en mi práctica ni en mi enseñanza… ¡para eso está el gym!